¿Y si me ponen una queja en Internet?

Los tiempos han cambiado, y son muy pocas las personas que no comprueban en Internet los comentarios del hotel donde quieren alojarse en sus escapadas o vacaciones. El componente social está tomando un peso enorme a  la hora de elegir un destino o un hotel en concreto. Es por ello que los hoteleros somos conscientes de la importancia de cuidar nuestra imagen en la red, con herramientas tecnológicas que facilitan el flujo de las opiniones y ayudan a contestarlas, que es una práctica totalmente recomendada para cuidar nuestra reputación online.

Es muy grato recibir una opinión positiva de una estancia, incluso cuando mencionan por su nombre algún trabajador del centro. Sin embargo, no todo es siempre color de rosa y no hay peor cliente que el que, desde casa, en frío y después de una estancia poco satisfactoria, da rienda suelta a su enojo post viaje y redacta una comentario negativo para el establecimiento.

Sigue leyendo